¿POR QUÉ COMENZAR A CORRER EN MONTAÑA?

Empezar a correr por montaña, en mi caso, no fue una decisión. Tampoco fue una elección ni deportiva, ni por hobby, ni por motivos físicos. Fue más bien, una imperiosa necesidad por salud mental. 

Carrera: La Perimetral, Aramón Javalambre, España. PH: Ángel Navarro


De hecho, no comencé a correr, empecé a huir hacia el único lugar del planeta que me hacía sentir seguro. Precisaba un escape a la desesperada de mi propia sombra, de las tortuosas realidades, de los sinsentidos cotidianos.

Conocía bien la montaña, sí, pero desde otro prisma alejado de la esencia. Siempre me atrajo ese singular lugar del planeta que no juzga, que no miente, que te enseña, que te oye. El único sitio del globo donde todos somos semejantes, insignificantes, vulnerables, difuminados.

Paradójicamente, cuanto más lejos llegaba, más seguro me encontraba. Cuanto más alto subía, más menguaba, en más pequeño me convertía.

Sentirse pequeño no es nefasto, es realista dentro de un universo infinito. Otra cosa bien distinta es sentirse inferior, despreciarse, compararse...

Sentirme minúsculo es una sensación que me "adiccionó" rápidamente, me embriagaba, me colmaba, y actualmente me satisface como ninguna otra cosa.

Poder observar cómo todo alrededor funciona en perfecto equilibrio, que fluye y que mana, sin la necesidad humana de intentarlo controlar, sin pedir previo permiso, sin condiciones, exento a nuestra presencia. Eso es para mí, otro de los motivos por los que corro por montaña. 

Previo a largar en La Perimetral. 25,5 kilómetros, 2700 D+. PH: Ángel Navarro


Esto pudo convertirse, con el tiempo, de forma casual, en el deporte que practico. Lo adoro porque es el único deporte donde todos ganan, al menos, como personas. Pero yo no soy un deportista, ni un atleta, ni siquiera un corredor.

Como bien dije al principio soy un cobarde. Un temeroso que intenta llegar cada vez más lejos y más rápido a su salvación, al que la montaña lo transforma y lo hace suyo, porque habla su mismo idioma, porque ama, porque escucha.

Si algún día me convierto en un valiente, correr por montaña carecerá de sentido. Ese mismo día, supongo que le habré perdido el respeto que merece. Y en ese preciso instante, me habré vuelto tan patético que un dorsal justificaría los medios. Y si un dorsal justifica los medios y priorizo una meta a todo el sendero, habré muerto. La montaña, ya, no podría hacer absolutamente nada por salvar a semejante personaje...

Lo importante no es ser Finisher, es ser Starter, al menos, a mi forma de entender esta bendita locura...

Autor Patxi Risoto Paton

Patxi Risoto Paton
De Valencia, España. Trail runner. Programador en empresa de prótesis y material quirúrgico.

2 comentarios

  1. Enormes palabras Patxi eres muy jefe …

  2. Que maravilla eres Patxi. Bella nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *