MÁS ALLÁ DE LA VISIÓN

Es la mañana más fría, nublada y lluviosa de la semana. Martín Kremenchuzky no aprecia lo mismo. Tal vez antes sí. Ya dejó a su hijo en el colegio y a las diez comienza su entrenamiento de dos horas en bicicleta fija. En realidad iba a pedalear en la calle. Pero el Ninja, su guía en triatlones, lo llamó y le postergó la pedaleada para el domingo, debido a las lluvias. Para él no existe un día sin deporte.

Martín Kremenchuzky en Revista Desafios

Martín Kremenchuzky y su compañero de aventuras. Foto: Luciana Doey. 


Martín Kremenchuzky mira para todos lados y al mismo tiempo a ninguno. Se desliza como un nene por las escaleras en la casa de sus padres en Villa Devoto. Baja en soquetes, short de running y campera deportiva. Esta casa es la que lo vio crecer y que ahora, los días que tiene que cuidar a su hijo, lo ve crecer a Toto. Como el colegio queda cerca ambos duermen ahí. Y además, porque tiene la bici indicada para entrenar al aire libre. Una bici doble.

“Usted tiene un mensaje nuevo”, suena desde su celular. Martín presiona un botón y una maquina deletrea el número y el texto de lo que llegó. Después respondo –dice, y apoya el teléfono en la mesa.

En 2014 y 2015 participó de 48 competencias cada año. Todas las semanas compite. En agosto de este año completó su desafío número 200. El 6 de noviembre competirá en Nueva York.

Comenzó corriendo 10 kilómetros. Después 21, 42, carreras de aventura, triatlón, y hasta fue el primer y único argentino en competir, en su condición, en un IronMan (Florianópolis 2015), el cual ganó en su categoría con un tiempo de doce horas para completar 4km de natación, 180 de ciclismo y 42 de running. Siempre, acompañado de alguien.

Más de 150 trofeos tiene en Devoto. Todos dedicados a su hijo. Quien detecta de inmediato cuando hay uno nuevo.

Pero no siempre fue así. Antes no corría. No le gustaba para nada. En el secundario directamente se escondía cuando había que correr. Pero esto fue antes. Antes de que termine de concluirse algo que tenía un destino fijo y que comenzó a gestarse cuando, más o menos, tenía la edad de Toto.

Desde los cinco usa audífonos. En la primaria dejó de ver de noche. Cuando se oscurecía prácticamente no veía nada. Un poco antes del secundario, comenzó a disminuirse su campo visual. Cuando jugaba al futbol era arquero, en el mano a mano era un fenómeno, según dice, pero cuando le tiraban centros...

Su vista se fue achicando, luego se detuvo, pero hace unos quince años siguió avanzando. Cada vez veía menos. En un momento ya no podía leer, perdió calidad de visión y sólo veía bultos. “Hasta que bueno, hace unos siete años terminé de perder todo”.

Cuando quedé ciego, para mí, era imposible volver a ser feliz. No había nada que pudiera hacer. Sin proyectos, sin ilusiones. Me sentía una mochila. Por respeto a todos los que me querían no podía hacer ninguna locura. No veía el sentido de vivir.

"Yo antes era uno más del montón. A mí se me abrió un mundo nuevo, gracias a la discapacidad."

Martín Kremenchuzky

Click to Tweet

Un amigo le recomendó salir a correr. A él le parecía patético. Pero desde que salió por primera vez, nunca pudo parar. Encontró en los running teams un lugar donde hacer deporte y sociales. Un lugar de contención. Encontró su salida social.

Martín Kremenchuzky en Revista Desafios

El placer de cumplir los objetivos. Martín Kremenchuzky.


Movistar uno uno tres…”, de nuevo su celular, esta vez una llamada. “Hola, sí Alberto, leí el primero y el segundo no… a la tarde no puedo, tengo una reunión…”.

A Martín no se le escapa palabra sin que sus manos lo acompañen. Le gusta mucho la acción, necesita hacer cosas todo el tiempo. El único motivo por el que se siente bien en una cama es después de una exigencia deportiva. Para descansar.

Suena otro mensaje.

No es casual. Martín es ingeniero en sistemas, trabaja cinco horas diarias. Responde mensajes, hace llamadas, entra todos los días al Facebook. Y se la pasa preparando charlas motivacionales. Lo convocan para que hable en escuelas, fundaciones, clubes y empresas. No faltan las personas que lo llaman porque necesitan palabras de apoyo para seguir adelante.

Entre agosto y septiembre ya dio más de treinta charlas, diez de ellas en el interior. Córdoba, Entre Ríos, Tucumán… Y la lista no parece parar. Martín siempre está dispuesto, y más cuando tiene que hablar, una de las cosas que más le gusta hacer. Por esa energía, sus ganas, y la magia que genera atrás de un micrófono, lo llamaron para ser el disertante en un encuentro Latinoamericano de gerentes de Recursos Humanos de Arcos Dorados (McDonald’s).

– ¿Qué cambió en tu vida?

Cambió mi persona. Yo antes era uno más del montón. Quejoso, materialista, envidioso. A mí se me abrió un mundo nuevo, gracias a la discapacidad. Valoro la vida de una forma diferente, soy más agradecido.

– ¿Te consideras un ejemplo?

Había muchos que me decían eso. Hace tres o cuatro años, era un verso de aquellos. No me lo creía. Yo pensaba que me veían como: “uh el pobre cieguito vamos a levantarle el ánimo”. Después de una nota que me hicieron en Clarín en 2013 al día siguiente me bombardearon de mensajes. Ahí me di cuenta que era verdad que trasmitía. En el buen sentido, el creérmela me hizo sentir mucho más seguro de mi mismo, y cuando uno está seguro y confiado de lo que hace, actúa de forma diferente.

Martín es más seguro que cuando veía. Tiene muchos más objetivos, más desafíos. Hace un par de años que la vida le cambió para siempre. Todo lo que comenzó haciendo para complacer a los demás, hoy en día lo hace por él. Y eso lo llena. Ya está planeando su 2017 y en él no se imagina lejos de su novia y su hijo. Dos personas que conoce mucho, pero que nunca vio sus caras.

MIRÁ LA NOTA EN REVISTA DESAFÍOS DIGITAL

- IR A ISSUU.COM -

Autor Federico Cortes

Redactor y editor de Revista Desafíos. Community manager de Revista Desafíos, FC Producciones, El Desafío Cross Trail y Maratón de Montaña. Periodista.

Lee además

Jose Luis Santero

JOSÉ LUIS SANTERO: “EL ATLETISMO ES MI PSICOANÁLISIS”

José Luis Santero mira para todos lados y al mismo tiempo a ninguno. Se baja …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *