DÚOS PERFECTOS: CORRÉ CON TU PERRO

Lograr un disfrute mutuo con tu mascota a la hora de salir a correr es fácil, siempre y cuando seas consciente y tomes los recaudos necesarios.

Corre con tu perro

Lila (Border Collie) es la compañera de running del veterinario Baltazar Nuozzi, juntos llevan 18 carreras.


De vez en cuando es necesario un poco de libertad a la hora de entrenar, sin un reloj que te indiqué a qué velocidad vas, cuántos kilómetros recorriste, a qué ritmo… Un entrenamiento sin esa competencia interna que, a veces, no somos conscientes de que la tenemos. ¿Cómo olvidarse de todo eso? Existe una compañía ideal para lograrlo: tu perro.

Claro que se puede generar un hábito con ellos para que sigan tu ritmo, pero no es lo ideal exigirlos. El plan que te dio tu entrenador puede esperar –lo podés completar antes o después de correr con él–, es el momento para dedicarle completa atención a ellos, los que siempre se alegran de verte llegar.  El disfrute termina siendo mutuo, el perro y vos son uno. Tu salud mental y física mejora; la de él también.

Corre con tu perro

Hace 4 años, Lila y Baltazar corrieron juntos los 42 kilómetros de Buenos Aires en 3 horas.


Pero cada perro tiene su particularidad. Previo a salir, se debe jugar con él entre unos quince o veinte minutos para que se pueda focalizar en los ejercicios y, además, para que ambos entren en calor. Va a variar depende la edad, si es cachorro, le costará más que si es adulto. Luego, comienza el entrenamiento en sí, en donde la media de mascotas varía entre los veinte minutos o la hora de running. “Hay perros que les encanta correr y pueden tolerar dos o tres horas de entrenamiento”, explica Baltazar Nuozzi, médico veterinario, quien abrió “La Escuelita” para perros –de sociabilización e integración con el ejercicio y el deporte– por los efectos que le genera al can correr con su amo.

Lo ideal, es hacerlo con el pretal, pero si tu perro es de gran contextura y tiene fuerza, se recomienda usar un collar de semiahorque de tela, para poder conducir el entrenamiento y que no lo haga él con vos. Además, el cinturón de manos libres te dará una mayor libertad a la hora de bracear. Importante: el perro no transpira y a través del jadeo pierde mucha agua que debe ser recuperada, por eso, cada quince o veinte minutos deben frenar para hidratarlo.

Corre con tu perro

”Aveces la gente se piensa que los obligamos pero ellos disfrutan y mucho! solo hay que hacerlo a consciencia”, explica Nuozzi.


“El perro no tiene reloj, regula según lo que su aparato cardiovascular puede, si está cansado, baja el ritmo, a diferencia de nosotros que estamos muy condicionados”, describe Nuozzi. Por esto, hay que estar atentos, si el perro corre a la par o adelante tuyo, el entrenamiento va bien, pero si por más de cinco minutos, está por detrás de nuestra línea, quiere decir que lo estamos sobre exigiendo y hay que bajar el ritmo.

Una vez que le generás el hábito a tu perro –no tarda más de 30 días en pasar–, le generás la necesidad de hacer deporte, y acá es donde se encuentra uno de los beneficios para el ser humano: No más entrenamientos postergados por falta de ganas, él se encargará de que salgas a correr… y lo lleves.

4 RAZAS

BORDER COLLIE:
Ícono de resistencia. Puede correr una ultramaratón y disfrutarla. Necesita hacer actividad física. Aguanta bajas temperaturas y les encanta correr en espacios abiertos.

POINTER:
Es el más apto para correr. Es un perro cazador, súper musculoso, elástico y tiene todo lo que se busca en un perro para correr: capacidad de resistencia, velocidad y potencia. Se puede aguantar un ultramaratón y todo tipo de terreno.

GOLDEN RETRIEVER:
Muy obediente, si lo entrenás, hará todo lo que le pidas. Si corrés no se negará a ser tu compañía. Cordial, amistoso y servicial. Sus poderosas patas les permiten mantener el ritmo y tener suficiente resistencia para carreras largas.

PERRO CALLEJERO:
Genética: vigor híbrido. Mezcla de características que le dan una superioridad en performance. Si lo entrenás, tienen más resistencia que cualquier otro perro. Depende su tamaño.

Importante: no todas las razas están preparadas para correr, por ejemplo, los perros con nariz chata (braquicéfalos), como el Bulldog Inglés o el Pekinés, a lo sumo, pueden trotar un poco, pero tienden a cansarse rápido debido a su sistema respiratorio.

LA ESCUELITA

Somos una escuela de sociabilización gratuita para perros cachorros y adultos y de reeducación de sus dueños, cuya misión es mejorar el entendimiento de las vías de comunicación perro-humano para una más sana convivencia. La enseñanza parte de la práctica metodológica y sincronizada de deporte juntos (dogrunning o canicross) mediante la cual se logra un vínculo emocional y refuerzo del entendimiento inter-especie practicando una actividad para la cual ambos están biológicamente preparados.

Más información clic acá
(https://www.facebook.com/groups/soydogrunner/)

Autor Federico Cortes

Federico Cortes
Redactor y editor de Revista Desafíos. Community manager de Revista Desafíos, FC Producciones, El Desafío Cross Trail y Maratón de Montaña. Periodista.

Lee además

Carrera La Perimetral

¿POR QUÉ COMENZAR A CORRER EN MONTAÑA?

mpezar a correr por montaña, en mi caso, no fue una decisión. Tampoco fue una …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *